Aprendizajes y celebraciones en una cuarentena

, ,

Entrevista a Claudia

España ha sido uno de los países más afectados por el Coronavirus a nivel mundial. De marzo a junio, la totalidad del país se vio sumido en una estricta cuarentena de 3 meses y 15 días, lo que constituyó un hito sin precedentes para toda la población.

Se han visto múltiples noticias a nivel internacional, sin embargo, ¿cómo fue vivir la experiencia realmente? Claudia, una adolescente de 17 años, nos responde a cómo fue vivida la cuarentena desde su pueblo en el Alto Palancia, Altura.

Altura es un pueblo del interior de España de aproximadamente 3500 habitantes, con costumbres y festividades muy arraigadas en las que participa activamente toda la población autóctona y la de los municipios vecinos. Esto ha creado, a lo largo de los años, un fuerte sentimiento de comunidad que también comparte Claudia, ya que es alturana y ha vivido toda su vida en este entorno: “Nos apoyamos mucho los unos a los otros y la pandemia me ayudó a saber cuáles eran las personas que verdaderamente me importaban”, afirma la entrevistada.

No obstante, en un inicio, se le vino el mundo encima al enterarse de que tendrían que estar confinados: “Soy consciente de que no volveré a tener esta edad y pensé que este sería un año perdido. Sin embargo, conforme fueron pasando los meses, a pesar de que tuve muchos momentos de crisis, aprendí muchas cosas. La primera fue una nueva forma de vivir la música”.

  1. Una nueva forma de vivir la música

“Tan siquiera sabía que había altavoces distribuidos por todo el pueblo, pero no hubo un día en el que no se escuchara música. Durante 30 o 40 minutos, a las 6 de la tarde, se escuchaba tanto Flying Free, Un beso y una flor o canciones de La Bella y la Bestia.

Claudia nos cuenta la importancia de la música durante la cuarentena, ya que sirvió para unir y animar a la gente a pesar de la distancia. Asimismo, nuestra entrevistada forma parte de la banda musical de Altura, a través de la cual los miembros se animaron los unos a los otros enviándose vídeos para seguir compartiendo su pasión por la música ante la imposibilidad de reunión.

“Tampoco se pudieron celebrar las fiestas como siempre, así que inventamos nuevas formas de vivirlas a través de la música. Con motivo de San José, todos los músicos de la Comunidad Valenciana salimos a los balcones a tocar “Amparito Roca” y “Paquito el Chocolatero”. Había un directo en Internet para poder seguirlo. Fue muy emocionante sentir cómo nuestra esencia de celebración, fiesta y tradición no podía perderse”.

  1. Carnavales improvisados

La entrevistada afirma que uno de los mejores recuerdos del confinamiento fueron los carnavales online que acabaron surgiendo de forma espontánea entre los jóvenes del Alto Palancia: “Inicialmente, usábamos Houseparty para estar en contacto con nuestros amigos, y como las llamadas eran abiertas, acababan entrando otras personas del Alto Palancia para animarnos y darnos fuerzas los unos a los otros. No sabemos cómo ocurrió, pero esto llevó a una especie de carnaval online diario, donde la gente entraba disfrazada a las conversaciones y el resto tenía que adivinar quiénes eran. Es una de esas cosas especiales que jamás me habría esperado que ocurriese. Acabamos todos disfrazados, disfraces en ocasiones verdaderamente originales y divertidos, riéndonos y fortaleciendo vínculos con personas con las que tal vez no teníamos tanta relación”.

  1. Tradiciones que se suman

La tradición más importante en Altura es la del Berro, celebrado el 25 de marzo. Esta debía de haberse celebrado unos días después de que empezase la cuarentena en España, pero los alturanos, decidieron que no se quedarían sin celebrar una de sus fiestas más importantes: “Ya que no teníamos muchas formas de poder expresar que estábamos celebrando el nacimiento del Berro, decidimos salir con cacerolas a nuestras ventanas para crear una mascletá antes de que Zarzoso tirara la oficial. Las camareras de la fiesta tiraron fuegos artificiales y la banda salía a sus balcones a tocar los pasodobles tradicionales. ¡Teníamos que celebrar nuestra fiesta, hombre!”.

  1. Un verano diferente

Con la llegada del verano llegó también una “nueva normalidad” al territorio español, y ante la imposibilidad de hacer las mismas cosas que otros años, Claudia aprendió a vivir el verano de una forma distinta: “Estuvimos mucho más en contacto con la naturaleza. No podíamos salir de fiesta, pero descubrimos que había tantos sitios a los que ir: miradores, montañas, playas, calas… En definitiva, ha sido un verano increíble”.

  1. Selectividad y el futuro

Claudia actualmente estudia el último año de bachiller, por lo que confiesa estar inquieta ante la posibilidad de que esta situación pueda afectar a su futuro en la universidad: “Estamos todos un poco perdidos y tampoco los profesores saben qué decirnos”.

Por otro lado, la entrevistada espera no tener que volver a una situación de confinamiento, aunque sí considera que la pandemia ha tenido su parte positiva: “Tanto para lo bueno como para lo malo, voy recordar por siempre este año y todas las cosas que he aprendido. Es extraño, pero cuanto más inestable es tu entorno, más fuertes se hacen los vínculos con las personas que te quieren y a las que quieres. Ahora ya sé que aunque cosas negativas e incontrolables ocurran, tengo no solo a mi familia y amigos, sino a toda una comunidad que se hace fuerte ante las adversidades”.

 

CLIL: consejos prácticos para profesores

¿Hay alguna receta para CLIL?

Mucho se ha escrito sobre qué es CLIL y por qué hacerlo, pero hay muy pocas guías prácticas sobre cómo planificar y enseñar CLIL. Si eres un profesor de materias al que se le ha pedido que enseñe en inglés o un profesor de idiomas al que se le ha pedido que ayude a enseñar contenido, probablemente estás buscando la mejor manera de hacerlo. En nuestra opinión, CLIL no solo trata de encontrar la receta perfecta, sino más bien un viaje de aventura en el que puede embarcarse, pero no sin algunas pautas esenciales.

CLIL: ¿por dónde empezar?

Hay algunas cosas que debes tener en cuenta cuando comiences a planear una clase CLIL. Antes que nada, piensa en quiénes son sus alumnos: su nivel de inglés (o lo que sea que sea el segundo idioma), su conocimiento previo del contenido que les va a enseñar y lo que esperan de la clase. Una vez que lo sepa, puede comenzar a delinear el programa que desea seguir, haciendo coincidir el nivel de idioma de sus estudiantes con el contenido y seleccionando los materiales para usar.

Aquí hay dos ejemplos para subrayar el impacto que el nivel de idioma de sus estudiantes podría tener en su curso. Durante un curso CLIL, nos postulábamos en Italia en una escuela secundaria, enseñamos a estudiantes que tenían un nivel bastante alto de inglés. Esto nos permitió enfocarnos más en el lado del contenido (en ese caso, Artes y Ciencia) y el idioma inglés fue solo el medio que utilizamos para impartir las clases. Con estos estudiantes, pudimos adaptar material diseñado para alumnos nativos de inglés. Luego tuvimos otra experiencia en una escuela donde el nivel de inglés de los estudiantes era bastante débil. Esto nos obligó a elegir un enfoque más orientado al lenguaje, centrándonos en el vocabulario particular relacionado con las áreas de contenido (en este caso PE y Música). Con estos alumnos, los libros de texto nativos de inglés eran demasiado difíciles desde el punto de vista lingüístico, así que adaptamos y creamos nuestros propios materiales a) para enseñar conceptos clave y vocabulario sobre PE y música y b) desarrollar sus habilidades lingüísticas, con el objetivo de permitirles utilizar libros de texto con contenido real en inglés en su último año de escuela.

¿Cómo seleccionar el material correcto?

Un factor importante a considerar al seleccionar materiales es evitar sobrecargar a los estudiantes con demasiada información que no podrán procesar. Esto se puede hacer eligiendo un área de contenido relativamente simple o usando un área que ya ha cubierto en L1 y haciendo el curso CLIL como revisión y extensión.

Los maestros podrían encontrar útil trabajar en libros de texto en inglés diseñados para escuelas primarias de inglés nativas. Esto tiene ventajas tanto para el docente como para los estudiantes: el nivel de contenido de estos libros no es demasiado difícil, pero proporciona un contexto auténtico para el vocabulario que los alumnos necesitarán más adelante. En cuanto a los profesores, pueden usar los ejercicios ya preparados para evaluar el conocimiento del contenido, mientras se enfocan en el desarrollo de actividades adicionales para consolidar las habilidades del segundo idioma de sus alumnos.

Recursos en línea para CLIL

Internet tiene muchos recursos para los docentes: por ejemplo, el British Council y editores como Pearson ofrecen contenido gratuito en línea. También puedes echar un vistazo a una muestra de una clase CLIL sobre el Induismo aquí. También encontrará más ideas en esta página.

Es muy importante que los profesores de idiomas y los profesores de contenido trabajen juntos como un equipo. Compartir ideas y observar las lecciones de los demás realmente mejorará sus habilidades CLIL.

Por ejemplo, los profesores de contenido tienen una gran cantidad de materiales en los que es posible que encuentres equivalentes en inglés, y los profesores de idiomas probablemente tengan ideas sobre cómo explotar esos materiales para fines lingüísticos.

Análisis de materiales y cómo usarlo en su mejor momento

El vocabulario es definitivamente uno de los primeros aspectos a considerar: ¿hay algún vocabulario técnico o especializado que tus estudiantes necesiten saber para el curso o para entender el texto? Si ese es el caso, asegúrese de explicarlo de antemano haciendo que los alumnos relacionen las palabras con las definiciones o imágenes, a través de ejercicios de relleno de espacio o ayudándoles a adivinar el significado del contexto.

Ideas prácticas: Su clase probablemente se enfocará en la comprensión general de un texto principal, haga que sea más interesante mediante el uso de actividades de comprensión como lagunas de información, tareas de lectura de rompecabezas y tareas confusas. Las actividades de seguimiento pueden ayudar a reforzar el vocabulario enseñado anteriormente y desarrollar tanto las habilidades del lenguaje como la comprensión del tema. Estas actividades pueden incluir discusiones en grupo, presentaciones individuales, hacer afiches y escribir sobre el tema.

Para obtener más información sobre nuestros cursos CLIL, consulte: english@ladante-in-cambridge.org

CLIL: Entrevista a los formadores de docentes de La Dante‎

Mary Spratt y Helen Baker han llevado a cabo nuestro curso CLIL de dos semanas para un grupo de profesores de secundaria de Zaragoza, enseñaron una gran variedad de disciplinas, desde educación física hasta música y arte. Los hemos entrevistado después del final del curso.

Mary Spratt, formadora de docentes y escritora de cursos

 

  • ¿Cómo fue tu experiencia con el curso CLIL en La Dante? Fué muy positivo. La Dante es una escuela pequeña y, gracias a ello, todos pueden reunirse, todos apoyan y dan ideas unos a otros. Creo que este tipo de configuración es bastante especial.
  • ¿Cuáles fueron los aspectos más destacados de estas dos semanas? Hemos trabajado durante dos semanas con tres profesores de español que enseñan Arte, Deporte y Música en una escuela en Zaragoza. Creo que lo más destacado de estas dos semanas fue escucharlos hablar sobre sus propias lecciones y sus propios estudiantes. Algunos de ellos tenían buenas ideas sobre cómo podían crear programas para sus clases y cómo convertir sus clases en clases CLIL. Estos profesores estaban muy motivados y ha sido un placer enseñarles.
  • ¿Cuál es el mensaje más importante que les darías a los profesores que deseen inscribirse en un curso CLIL en La Dante en Cambridge?Creo que muchos profesores de asignaturas están bastante asustados o preocupados por enseñar CLIL y de igual manera, muchos entrenadores de profesores de inglés están preocupados por enseñar CLIL. CLIL es un desafío, estoy de acuerdo, pero también creo que CLIL es una gran diversión y experimento: uno de los profesores de español esta mañana dijo: “enseñar CLIL es una aventura”. Algunas personas probablemente piensen “No quiero una aventura, quiero una receta”: es difícil encontrar una receta para CLIL, pero hay pautas y dentro de esas pautas, puedes hacer nuevas aventureras preciosas. Es cierto que cuando los estudiantes aprenden tanto el contenido como el lenguaje juntos, les ayuda a motivarse para ambos y a progresar mucho.

Helen Baker, formadora de profesores y examinadora de Cambridge

  • ¿Cómo fue tu experiencia enseñando CLIL en La Dante?Realmente disfruté la experiencia de enseñar CLIL aquí en La Dante, tuve algunos estudiantes muy motivados que estaban realmente interesados ​​en aplicar sus conocimientos de enseñanza a la situación CLIL. Lo mejor para mí ha sido verlos desarrollar sus ideas y poner la teoría en práctica a lo largo del tiempo. También tuvimos un ambiente de trabajo relajado.
  • ¿Cuál es el mensaje más importante que les darías a los profesores que deseen inscribirse en un curso CLIL en La Dante en Cambridge?Recomiendo que tengan una mente abierta y estén preparados para aprender mucho, tal vez en poco tiempo, y adaptar sus conocimientos de enseñanza, que ya deberían ser extensos, a la situación CLIL. Espero que más estudiantes quieran unirse durante los próximos años y tener esta experiencia viendo cómo CLIL realmente puede enriquecer su enseñanza.

Para obtener más información sobre nuestros cursos CLIL, consulte: english@ladante-in-cambridge.org